ilustrador dibujante Enrique Tortosa

Ilustración | Dibujo | Publicidad | Editorial | Branding | Packaging

ilustración publicitaria y editorial
Ilustrador hiperrealista | Packaging | Publicidad | Carteleria | Storyboard | Diseño conceptual | Ilustrador infantil

Ilustrador

Mi foto

Ilustrador dibujante freelance, ilustracion publicitaria, editorial, corporativa.
Ilustrador profesional experto en ilustracion digital y tecnicas tradicionales.

Clientes de Enrique Tortosa: Danone, Gala Books USA, Cambridge Brickhouse USA, Wrigley (mundial), Nutrexta, Hofmann, Music Hands London,  Loterias del Estado, Publicis, Prisma, Tacttics, SKIP, McGrawHill, DreamJobs, Ripano, DosDeArte, Comunica+A, Movistar, Renault, San Miguel, Toys R Us, Lunia, Gladiator, Norma Editorial, Universal Estudios.

27 de mayo de 2012

WACOM. Los sacrificios de la calidad esperada


Cuando decidí escribir este especial sobre los productos de Wacom fue justo después de haber adquirido la Cintiq 24 HD, la nueva Bamboo y la nueva Intuos 5 L; y también después de haber recibido más de quince mil visitas a mi primer post review sobre las tabletas de Wacom, así como muchas peticiones vía email de mas aclaraciones al respecto.

Como ilustrador, me vi en la tesitura de aclarar en español lo que extrañamente en toda la web nadie parece haber querido aclarar. Cabe reseñar que, tristemente, como en muchas otras especialidades, el español es el menos indicado idioma para buscar determinadas informaciones y/o recursos.
Con el paso de los meses, su uso y a su vez el uso de otros productos nuevos de Wacom (Intuos 5 L) y otros periféricos de alto nivel, me ha permitido elaborar, de forma lo más objetiva posible, una completa review acerca de estos nuevos productos de la firma nipona.
Para ello, necesitaba ampliar la gama de productos a analizar, he incluir la hasta hace poco tiempo inigualable Cintiq 21. Por ello he pedido la colaboración en este reportaje al también ilustrador freelance Tony Owen.
Bien, vamos a empezar esta review en español, destinada a aclarar muchos aspectos, positivos y otros que no lo son tanto, de estas tabletas, comenzando por la Intuos 5.


INTUOS 5 y LA OBSOLESCENCIA PROGRAMADA.
Adquirí esta tableta hace pocos meses, y sin duda me ha dejado un extraño sabor de boca. He de confesar que mi opinión "neutralizada" se vio acentuada tras leer continuamente en las publicidades de Wacom algo así como que la habían diseñado contando con la opinión de los expertos diseñadores.
Como ya dije en un artículo anterior, me gustaría saber qué expertos eran esos, pues en mi opinión, falta cuidado en varios aspectos del diseño de esta nueva tableta.
Tras haber utilizado la Intuos 3 Din A4 (equivalente a la talla L de su actual nomenglatura) durante casi seis años, sin duda me surgen importantes cuestiones que quiero trasladar a los usuarios que estén pensando en adquirir una nueva tableta.
En primer lugar, Intuos 3 me ha permitido crear cientos y cientos de ilustraciones para clientes de todo tipo, con total satisfacción de uso, sin problema alguno y lo mas asombroso: sin haber gastado una punta del lápiz óptico durante casi 6 años!
48 horas después de haber instalado mi Intuos 5 L, me llamaron para crear sendos storyboards con 15 viñetas cada uno, con fecha de entrega 2 días después.
Pasado el plazo, tras haber entregado el trabajo y haber descansado unas horas, las pupilas se me dilataron como platos al observar el inmenso desgaste de la punta de mi nuevo lápiz de la Intuos 5. Se había comido la mitad de la punta con solo 30 viñetas de ilustración rápida en 48 horas.


Aducen los de Wacom que la calidad de la superficie útil de la tableta favorece el trabajo mediante la simulación de una textura real similar al papel.
Se les olvidó decir que su nuevo stylus / lápiz óptico se gasta a la misma velocidad que un lápiz Staedtler 2B convencional de 1,40 €.
Como prueba de lo que afirmo, adjunto no solo una foto que muestra los dos lápices, el de la Intuos 3 a la izquierda y el de la Intuos 5 a la derecha. lo que una punta ha soportado casi 6 años, la otra ha sucumbido en 48 horas.
Aquí dejo la prueba:

Sin duda, la relación calidad de simulación de textura / calidad de materiales es inversamente proporcional y muy desfavorable.
Como curiosidad, y tras haberlo comentado con dos ilustradores americanos, dos españoles y otro de Francia, uno de ellos me remitió a unas websites donde creativos mostraban increíbles técnicas a las que habían tenido que recurrir para afrontar el desgaste imparable de las puntas de los lápices de las Wacom Intuos 4.
Créditos: http://www.3djuegos.com

Numerosísimas páginas webs profesionales y foros se hacen eco de este post como solución a las numerosas preguntas y quejas que desde los tiempos de la Intuos 4 y Bamboo vienen presentando en la red muchísimos usuarios.
Existe otro sitio web que plantea lo mismo pero con un palillo o mondadientes debidamente limado. ( Véase: http://jgwong.org/blog/index.php/tags/wacom/)
Créditos: http://jgwong.org/blog/index.php/tags/wacom/

De hecho, hasta la Wikipedia (véase: http://es.wikipedia.org/wiki/Wacom) se hace eco de esto, y sugiere que se utilice una pieza de jardinería para este menester!
Increíble. Vergonsozo que la política de fabricación de una marca tan de renombre tenga estas consecuencias.
Una vergüenza que recientemente, en el lanzamiento de la Intuos 5 nos vendan la vana idea de que la han creado siguiendo el criterio y sugerencias de los mejores expertos. Me vuelvo a preguntar: ¿qué expertos?
La prueba de que Wacom miente descaradamente al decir eso es que hay sobrados ejemplos en internet, en muchos idiomas, y desde hace años, de este problema que han reportado muchos usuarios de Wacom. Oídos sordos han hecho y flaco favor también a resaltar la peor calidad de algunas piezas de los productos más recientes.
Ha primado, es de suponer, el mercado de repuestos, ante lo cual, como hemos visto, muchos ya tiran de palillos y clavos.
Un producto que sin duda debe retrotraernos a la inefable verdad de la "obsolescencia programada" de las marcas.
Un detalle curioso es que junto con el inmenso desgaste de las puntas, se produzcan zonas de desgaste en la superficie de la tableta, que ocasiona diferencias de sensibilidad y resistencia a  la fricción, por lo que el lápiz, en las zonas más usadas, se vuelve más deslizante!
Los botones de la tableta son otro punto extrañísimo de la tableta. Extrañísimo y de nuevo un punto flaco.
No me puedo imaginar a un ilustrador, en cualquier lugar del mundo, que esté creando un storyboard y vea cómodo el uso de estos botones.
Wacom, diga lo que diga, se ha ahorrado mucho dinero en la fabricación de esta nueva versión de Intuos.
No son más cómodos, a nivel ergonómico dejan mucho que desear; la colocación no es mas que una estética bien resuelta.
La Intuos 3 tenia, ergonómicamente hablando, mucho mejor situados los botones.

La Intuos 3 presentaba una superficie de trabajo que no sufría desgaste a pesar de un uso intensivo durante años, día tras día, de forma intensiva en jornadas de muchas horas!
La Intuos 3 presentaba una salida del cable de alimentación / conexión USB muy inteligentemente situado en la esquina superior izquierda con salida superior y lateral opcionales. Simple e inteligente.

La Intuos 5 presenta un cable que molesta por su situación y por lo grueso de su conector. Ninguna decisión inteligente, ningún creativo profesional, ninguna razón de comodidad y ergonomía pueden explicar el porqué situar el cable justo en el centro del lateral! Es absurdo.

Estas ilustrando, has gastado el dinero que cuesta el kit wireless, llevas 6 horas trabajando y te toca, tras un descanso para comer, seguir trabajando. La batería de la tableta se habrá gastado. Te toca poner el incómodo cable en medio de la tableta conectado para cargarla. Sin duda, muy mal pensado.
Como cada kit inalámbrico es de código único, si algo le pasa a la batería, te toca adquirir de nuevo todo el kit.
La Intuos 5 es buena en los niveles de presión, aunque no superior a modelos anteriores. Es buena en sus funciones multi-táctil, aunque sin duda mal esquematizadas para un uso cómodo, más pensada para un futuro uso en entornos de tabletas que para quienes usamos Photoshop o Painter en una workstation / pc / mac.
La botonera de la tableta se hace molesta cuando tratas de alcanzar el teclado, un simple roce te puede mostrar en pantalla el menú flotante, que no es pequeño, sino grande.
Extraño, curioso y casi inútil a la vez, el que permitan regular la intensidad de las mini lucecitas que delimitan el área útil de la tableta y no se pueda reducir o editar el aspecto del menu en pantalla, que sería mucho más inteligente y practico.
Tampoco puedes, de forma simple y rápida con algún simple click, deshabilitar el menu, sin tener que desplegar la aplicación de configuración de la tableta, y hacerlo tecla por tecla.
Una muestra más, si cabe, de que no han tenido en cuenta a los creativos.
Los botones deberían poderse iluminar bien, deberían tener mejor tacto, además de haber mantenido la mini pantallita que tenían en la Intuos 4 mostrando la función que desempeñan.
Puede parecer un ataque flagrante a Wacom, pero no lo es; es simplemente, y esperando que sí sirva de precedente, decir en nuestro país y en nuestro idioma las cosas como son. Wacom hace productos punteros, ciertamente únicos en su género, pero sin duda, comenten importantes errores y dado los precios que tienen, deberían ser mucho más cuidadosos!
No puedo evitar, sin embargo, recordar que en líneas generales, Wacom hace las mejores tabletas del mundo.
Es una marca, sin la cual, el mundo de la ilustración digital indudablemente no sería igual.
Recordad, por favor, que para que los zooms dinámicos, la rotación del lienzo y las funciones multi táctil requieren que tu tarjeta gráfica sea compatible con el standard OpenGL 2.0 o superior, de otra forma, no podrás utilizarlos. De la misma forma, si utilizar Photoshop Cs3 o anteriores versiones, pasará lo mismo.
El teclado radial en pantalla es ciertamente útil, aunque solo si en los atajos de teclado no te aclaras bien; y su configuración requiere un buen rato y paciencia, ya que muchas herramientas del programa requerirán primero que les apliques un atajo de teclado en las preferencias del software, y luego exportar dicho atajo al configurador del menu radial de la Wacom.
Como última curiosidad, extraño (pero comprensible desde la perspectiva de abaratar costes) que no hayan hecho una versión con ratio de aspecto 16:10 y no solo este 16:9 panorámico, que no está en relación a ninguno (repito, ninguno) de los monitores profesionales para fotografía , diseño gráfico profesional pre-impresión y /o  de postproducción, ya que todos (léase EizoQuato, etc.) fabrican sus monitores masprofesionales con un ratio de aspecto 16:10. Otra cosa que los "expertos" de Wacom al crear la Intuos 5 olvidaron (o no les importó).
Si esto les ha sorprendido, ha removido sus arquetipos o al menos les ha servido como información de contraste, esperen por favor al final del artículo para sacar sus propias conclusiones.
______________________________________________________________





LA CINTIQ 21. EL INICIO.

Sin duda estamos ante un aparato que fue una revolución y que puso en manos de los
profesionales, una herramienta de calidad a su servicio.
El paso del ratón a una tableta es similar al paso de gatear a echar a andar y con la
Cintiq 21 UX es directamente pasar a montar en un deportivo.






La principal ventaja con respecto a una tableta inferior, radica en que su modelo híbrido
entre pantalla y tableta hacen que no sea necesario un proceso de adaptación de coordinación
psicomotriz entre el movimiento realizado por el brazo y el resultado que uno aprecia en
el monitor, puesto que la digitalización se realiza directamente sobre la pantalla, y se asemeja
más al proceso natural sobre el papel. Donde pones el ojo, pones el stylus. Esto ayuda a
que los artistas tradicionales, hagan su transición a la ilustración digital con comodidad,
con las ventajas en tiempo y posibilidades de edición que ello conlleva y los que trabajan
exclusivamente en digital, les acelera su método de trabajo al operar sobre lo que ven
directamente.


Dedicaremos un artículo entero sobre la influencia y el impacto que han tenido las tabletas
en el mundo de la ilustración y la producción gráfica. Pero vamos a centrarnos en los aspectos
técnicos y físicos de la tableta.


En mi caso adquirí el modelo de Cintiq 21 UX anterior a la 2.0:
Hay que decir en favor de Wacom que sí que se nota una intención de evolución en sus productos y un sano afán en superarse para ofrecernos lo mejor, pero ya va siendo hora de que señalemos, desde nuestra experiencia, los varios puntos mejorables, pues a nuestro parecer aún quedan bastante por hacer. De ahí nace el ánimo de señalar tanto nuestras buenas experiencias como las que pueden ser corregidas desde nuestro punto de vista.
Lo primero que comentaremos es el precio: A pesar de que se suele ver como un producto
muy caro, hay que entender que se trata de una tableta profesional, y los profesionales
realmente le sacarán la rentabilidad relativamente rápido. Ahora, ya que tiene ese coste, los
usuarios quisiéramos que se mimaran algunos pequeños detalles.
Cuando la recibí, he de decir que me ocurrió algo que con el tiempo verifiqué que no era al
único que lo había pasado. El asa de la caja de cartón no aguantó el peso de la tableta.
Si bien la tableta está ideada para ser un componente que una vez emplazado, no sea objeto
de demasiados cambios de lugar, para mudanzas, viajes, cambios de oficina etc... uno confía
en que el método de transporte de una pieza de tan elevado valor, sea más fiable. Por suerte,
el poliespán del interior protegió la tableta.
En modelos posteriores han reducido el peso de la pantalla.


Colocamos el soporte y la colocación de la tableta, proceso que para una sola persona se hace complicado, (el peso, el tamaño, la posición del cable de alimentación) es recomendable tener ayuda.
El caso de la posición del cable de alimentación debió ser un reto de diseño. La entrada del
cable en la parte central posterior de la pantalla es apropiada, de hecho en cualquier
otro punto la desequilibraría y para el giro de pantalla sería terrible, pero en el punto de
máxima horizontalidad de la pantalla, el cable puede quedar doblado o atrapado entre las
pestañas de control de inclinación, simplemente hay que tener un poco de cuidado, aunque
está muy bien protegido, y recubierto. 




Otro problema es que con ése grosor, el cable se hace muy incómodo, y con el peso que tiene hace que la conexión trasera al ordenador quede tirante, podría alegarse que si colocas los cables por detrás de la pantalla sobre el escritorio, esto se vería reducido… pero la verdad, con el tamaño de la tableta no queda mucho más espacio en el escritorio.






Una vez emplazada la tableta en su soporte, vemos que una de sus ventajas, como es un gran área de trabajo interactiva. También se convierte en una de las cosas que más se le han
criticado y es que es muy voluminosa. Aunque Wacom, esté encargado de crear  el producto, y no a hacer muebles de oficina para tabletas, sería bueno que pensasen en la usabilidad y el entorno donde el producto va a estar. Por ejemplo, podrían en un futuro, pensar en incluir o recomendar un pequeño teclado (como el que sale en el video promocional
de la Cintiq 24 HD, por ejemplo) e incluso añadir un pequeño soporte o enganche en la parte
trasera para guardarlo, aunque esto es más una opinión personal, que puede que se salga de
los objetivos de la empresa. 


Los 8 botones configurables y las dos barras deslizantes que trae
están bien. Sobre todo las del lado izquierdo, pues soy diestro y termino desactivando
el lado derecho de los botones, para no activar por un roce con la mano la barra deslizante
(seas diestro o zurdo, seguramente uses sólo la mitad de los botones y desactives los del lado
con que coges el stylus, al menos la barra deslizante). En los siguientes modelos la cantidad de
botones se ha duplicado, y vienen muy bien, aunque personalmente uso la tableta muy en vertical, como un lienzo, y prefiero usar los comandos de teclado. 
La mayoría de escritorios de oficina tiene una bandeja deslizante donde colocar el teclado.
En los programas del sector gráfico se usan mucho los comandos de teclado y el tener que
acercarse a la pantalla y tener la bandeja del teclado fuera a veces no es una postura que facilite el flujo de trabajo, sobre todo cuando te enfrentas a estar varias horas frente a la pantalla. Si la mesa en la que se está trabajando no tiene bandeja, la situación es aún peor, porque apenas suele quedar espacio con la pantalla. 
La solución por la que hemos optado nosotros es utilizar un periférico que normalmente suele estar más destinado a videojuegos y convertirlo en una herramienta cómoda y que nos permita tener los atajos de teclado en un pequeño espacio de escritorio. Nos referimos a un pad de teclas configurable, en nuestro caso se trata del pad G13 de Logitech. Ambos productos combinados dan excelentes resultados de velocidad de producción.






El ángulo de inclinación, la ergonomía y el sistema de soporte también se ha visto mejorado
con el rediseño de los modelos Cintiq.


Al encenderla la configuramos, calibrando con el stylus pulsando en unas cruces en la esquinas
de la pantalla. Este sistema de calibrado, como en otras pantallas, de teléfonos móviles por
ejemplo, a nuestro parecer debería ser sólo la alternativa al ajuste automático, Pues si el
controlador de stylus tiene un desfase entre el cursor y la punta que controlamos, se puede
perder área útil.
Hablando de las puntas, que en otros modelos se quejan los usuarios de su rápido desgaste, en
este la superficie sobre la cual se deslizan es muy lisa y eso ayuda a que duren más. Pero con
el uso la pantalla puede ir rayándose. Teniendo esto en cuenta podemos configurar nuestra
tableta y el programa para que la tableta Wacom sea más sensible.
La sensibilidad de 1024 puntos, está muy bien, de hecho, tanto, que con esta cantidad
de niveles, a veces, al detectarnos hasta la más mínima variación, consigue un trazo poco
uniforme. Es entonces cuando endurecemos la sensibilidad para  esos casos.
Para los cambios de configuración, la empresa nipona ha implementado botones de acceso
directo en su Cintiq 24HD. Los botones de ajuste en éste modelo están por la parte trasera de la pantalla, supongo que por estética, porque para cualquier ajuste hay que pensar qué dedo corresponde a qué botón, porque o ves los botones y no ves el resultado en pantalla o ves la pantalla y tienes que estar probando para no equivocarte de botón. 
Bajo un embellecedor en la parte frontal, o en un lateral o en la parte inferior, hubiese sido bastante más cómodo, que en la esquina superior derecha trasera. 
El gamut de blancos es bastante reducido, al menos mi modelo lo tengo al máximo de luz de fondo y con el brillo y el contraste a la mitad, pues el brillo al subirlo amarillea los tonos en lugar de danos un blanco más puro. Aun así tocando los demás ajustes, se puede hacer algo, pero para el sector gráfico, la gestión de color ya da bastantes problemas como para que la pantalla tenga una gestión de color tan limitada.
La pantalla genera cierto calor, hay a quien le es más incómodo, a mi realmente aunque si lo
he sentido, tampoco se me ha hecho insoportable. Para esto, Wacom vende unos guanteletes llamados " Smudgeguard", por 14 € y 16€ dependiendo si lo prefieres con tres o cuatro dedos al aire, (a mi parecer demasiado caros). Yo me confeccioné los míos. Los guantes ayudan a preserva la pantalla de la grasa y exudación de las manos y hace que los trazos sean más fluidos.
Hay que tener cuidado tanto con anillos, pulseras etc, que por descuido en algún momento
pueden rozar y dejar marca, a parte de algún rayado en la pantalla producto de apretar
mucho. No son tanto las puntas, pero después de cinco años sí se nota el deterioro de la
pantalla, se ven las áreas centrales con más marcas, que es donde más uno trabaja.
Esto se aprecia mejor con la pantalla apagada. Encendida lo que puede afectar más es sentir
el pequeño salto del stylus al pasar por un surco. De todas maneras la superficie de la pantalla
es muy resistente a las marcas y fácil de limpiar. Pero al ser un área con tanto uso y desgaste,
debería ser más fácil de reemplazar, como ponerle una capa algo más desechable.
Preguntamos en el servicio técnico cuánto costaría la sustitución de esta pieza y nos
atendieron muy amablemente y nos informaron que supondrían unos 400 €, mas el tiempo
que estás sin tableta, con el envío de ida y vuelta, nos ha parecido caro, a pesar de que sea
una pieza principal, deberían desarrollar, como ya dijimos una superficie más fácilmente
intercambiable.
Una cosa que maravilla es la perfecta simbiosis entre este tipo de pantallas interactivas y la
cantidad de programas del sector gráfico que se benefician de la manipulación directa como la
que proporciona la gama Cintiq de Wacom.


En resumen, a pesar y por todo lo descrito, Wacom sigue estando en la cima de las tabletas
personales, pero no debe olvidar "el principio de la reina roja" comercial, en la que, la
carrera de una mejora continua es una necesidad para mantener su posición respecto a
los otros desarrolladores y avances técnicos. Nosotros confiamos en Wacom y esperamos
ansiosos su siguiente sprint con el que den con otros grandes avances y mejoras.


Para los posibles compradores, personalmente les recomendaría que si van a dar el salto
a la Cintiq, prueben si algunas de las mejoras añadidas a los modelos 2.0 o el 24 HD, les merece la pena apostar por las versiones que ya han implementado algún avance que les ha proporcionado la experiencia con el bagaje de la Cintiq 24 UX. Para hacer su visión más objetiva. El ilustrador profesional Enrique Tortosa, habla a continuación de su experiencia y de las carencias de la CIntiq 24 HD, que a pesar de los avances obtenidos, en algunos puntos ha dado un paso atrás y en otros perseveran los errores hereditarios de anteriores modelos.
Cinco años más tarde, sigue siendo una de mis mejores inversiones, pues a pesar del nivel de uso que le he dado, parece que todavía le queda vida. Como una antigua y fiel amante, la Cintiq 24 UX y yo ya hemos vivido mucho juntos y aunque la sigo apreciando, conozco sus carencias y limitaciones.


Esperamos que Wacom nos vuelva a seducir con otro producto (con avances y mejoras significativas), y esperamos poder hacer un análisis para vosotros y que consideréis si es un buen partido.


Por Tony Owen, ilustrador freelance.




EL MONSTRUO DE LAS 24 PULGADAS.
El día que fui a la tienda de informática a recoger la Cintiq 24 HD, menos mal que llevé mi carrito con ruedas, pues no es solo que la caja sea inmensa y pese 30 kilos; es que las asas de la caja están especialmente muy mal diseñadas. Imposible que la caja sea debidamente sujetada, sin que se salgan los anclajes de plástico y se abra la caja.
Es un monstruo. En todos los sentidos. Cuando desembolsas más de 2200 euros por una tableta, esperas mucho, y en muchos aspectos.
Ya ese detalle de la caja, aunque muy poco sustancial, es relevante pues el traslado de la pesada pieza en cuestión debería no ser nada arriesgada. Gracias a los extraños agarres, lo es.
Una vez la extraes, con la inevitable ayuda de otra persona, la colocas sobre la mesa, te obliga a reorganizar tu espacio de trabajo, pues es colosal en tamaño, y debido a su peso, debe contar con una zona de trabajo sin muchos trotes.
La conectas, en mi caso mediante su conexión DVI a la PC / Workstation. Aquí, y es que soy muy "tiquismiquis", me sorprendió negativamente que siendo la conexión DVI, no fuera mayor la resolución palpable de la pantalla.
Tiene una buena resolución, es cómoda de mirar incluso durante horas, en parte debido a su frecuencia en hercios, que es comedida y por tanto no hace que tus ojos se irriten.
Sin embargo, debo decir que aunque tiene un aceptable contraste nativo, no cuenta con un pixel pitch especialmente reducido, lo cual hace que notes el efecto de pixel visible en pantalla.
Dicho esto, queda claro que mi conclusión es: si publicitan que es HD, tiene conexión DVI y es tan profesional, ¿por qué no tiene una resolución mayor y un tamaño de pixel menor?
Alardean de ser HD, pero uno de mis monitores es de 24", ratio 16:10, con un precio de 1000 € y presenta mayor densidad de pixeles, mucho mejor contraste nativo y unos modos de color mucho mejores.
Mi otro monitor de es 30" y además de ser más caro, presenta también mejor contraste nativo y una densidad de pixeles mejor, llevando al igual que la Cintiq, un panel H-IPS.
Será que soy muy tiquismiquis, pero me da la impresión de que quizás es que no querían que la Cintiq, simplemente, fuera más cara...
Si no, no se entiende la poca diferencia de precio de ésta con su hermana pequeña, la CIntiq 21. Es decir, debería existir un modelo tope de gama
Su panel H-IPS es bueno, y está protegido por una superficie, que aunque dista de la pantalla sensiblemente, es también buena.
Está bien resuelta la disipación del calor desprendido tras largas sesiones de uso.
Le falla a la Cintiq el espectro de color en términos profesionales y el balance de blancos, no son nada puros. Solo representa el 92% del espectro sRGB. Se hace necesario, en mi caso, tener mi monitor de 30" delante, mostrándome en todo momento el aspecto real de la ilustración!

Bien, interesado por saber cuánto costaría cambiar esa superficie protectora de la pantalla en caso de ralladura o accidente, llamé a Wacom España, donde me atendió un extranjero que, eso sí, amablemente y en un español correcto, me dijo que no tenía ni idea de lo que me podría costar arreglar la tableta en caso de que se me rayase.
Su respuesta fue que debía escribir "Y MEJOR EN INGLES" (¡!) a la sede de Alemania, al email del departamento de reparaciones y describir el problema, al tiempo que solicitar un presupuesto de reparación para la pieza.
Cuando te gastas, repito, mas de 2200 euros en una tableta, te fastidia mucho que, tras haber tenido que escribir en Ingles (y eso que somos mas de 540 millones de hispanoparlantes en el mundo!) a otro país, encima me respondan en ingles también (a pesar de haberles indicado que escribía desde España), para decirme que tienes que enviar a Alemania tu tableta de 30 kilos y de mas de 2200 euros; que la pieza protectora cuesta 800 euros, mas 55 euros de mano de obra, mas 90 euros de gastos de envío de vuelta.
Curiosamente no me especifican en el email el tiempo que tardarán en cambiarla, enviarla y en el envio en sí, ni en su método de envio, que dado el precio (90 euros) no pinta que sea muy de nivel, sino básico.
Muy mal.
Bueno, enciendes la tableta Cintiq, instalas los drivers y te toca utilizar su método de calibración de la pantalla, que depende de tu "puntería", ya que tienes que con el lápiz, marcar las cuatro cruces que se van mostrando en las 4 esquinas, a ojo, puramente, lo cual es tedioso y no fiable.
Yo trabajo conjuntamente con un segundo monitor, donde voy viendo, en espacio de color sRGB los colores que pretendo, y ya que este tiene una resolución mucho mayor, cada vez que amplio el escritorio a los dos monitores, debo volver a calibrar el monitor Cintiq en sus 4 esquinas.
Sin duda, la tecnología no es mala, pero podría ser mucho mejor. No entiendo cómo es que no se auto calibra con la propia presencia del lápiz sobre la tableta. 
Me vuelve un regusto algo amargo, sintiendo una vez más que la Cintiq, con toda su grandeza no la puedo utilizar para presentar un arte final para una editorial, un cartel publicitario para imprenta, ni la creación de un imagotipo.
Estoy obligado a poner la Cintiq a un lado, centrar la Intuos, mirar a mi monitor de 30 pulgadas que muestra magníficamente los colores, blancos, etc, y terminar ahí el trabajo.
Repito que este artículo no es un ataque a Wacom, es una visión objetiva. Es decir lo que no se cuenta por la red. Es aclarar los puntos adornados por las publicidades. Es ayudar a quienes quieran desembolsar tales cantidades de dinero, que sepan todos los puntos no tan positivos que tales compras implican.
Como bien ha dicho el ilustrador Tony Owen, estos productos, los profesionales los amortizan en breve espacio de tiempo, por lo que no está justificada su larga cantidad de carencias en pro de unos precios sostenidos.
Si no, que se lo pregunten a Quato y sus increíbles monitores. Simplemente los mejores del mundo. No les importa que cuesten lo que cuestan. Lo mismo debe opinar Eizo.
Es por ello que me entristece la no tan exigente política de fabricación de Wacom. Debería haber primado mucho más la calidad en todos los sentidos, por encima del precio de mercado, la venta de repuestos, etc.
Aunque a muchos pueda molestar, por su acercamiento a Wacom, una vez más, en pro de la honestidad en la publicidad, por la coherencia y el bien de quienes aman el arte y desean crear digitalmente, les encomiendo buscar, si sus bolsillos no son arcas boyantes, una Intuos 3 en buen estado, ya que la calidad y la superioridad en los materiales es palpable en todos los aspectos.
Por último, y no menos importante, recordar que esta tableta, tiene, entre sus botones, uno para mostrar en pantalla un teclado flotante, que puede ayudar algo, pero no sustituye a un teclado real para ejecutar los muchísimos atajos de teclado que son necesarios en todo trabajo profesional.

Es cierto que esta super tableta incluye un teclado en pantalla, radial, con submenus, bastante versátil, pero como decía párrafos antes, requiere que lo configures con sumo cuidado, ya que se configura segun atajos de teclado que previamente deben haberse creado en las preferencias del propio programa de edición gráfica.
Para la ayuda de todos los profesionales, Logitech ha creado un pad, llamado G13, que es sin duda una casi necesidad ya que la Cintiq 24 dificulta inmensamente la colocación y uso de un teclado normal.
Créditos: http://www.xataka.com/consolas-y-videojuegos/logitech-g13-solo-para-jugadores

¿Ninguno de los "mejores expertos" que ayudaron a crear las nuevas tabletas de Wacom ha sugerido la necesidad de un periférico como ésta maravilla de Logitech, para los muchos atajos de teclado que los profesionales usamos todo el tiempo? De nuevo, me intriga sobremanera quienes serán esos expertos!
Despues de haber expuesto mi opinion, junto con la de Tony Owen (sobre la Cintiq 21) sobre la Intuos 5 y la Cintiq 24 HD, espero únicamente que sirva de ayuda para quienes piensan dar el paso y adquirir una de estas piezas tan útiles para el diseño y creación digitales.
Lo he hecho amando la publicidad, que me apasiona, pero odiando las verdades sesgadas, que las detesto.
Quería terminar este artículo con una referencia al gran Martin Lindstrom, que en su libro Buyology nos habla de los "marcadores somáticos" y su gran influencia en nuestras acciones, y por ende en nuestras compras.
La teoría de los marcadores somáticos explica el éxito de la publicidad actual de Wacom. Sabemos, por el pasado, que Wacom "hacia las cosas muy bien. Realmente Únicas".
Esa misma teoría, sin embargo,  explica el por qué de este artículo, pues la adquisición de estas dos nuevas tabletas me ha creado un nuevo marcador somático.
Me pregunto qué pasaría si Eizo decidiera crear una tableta híbrida como la Cintiq. Incluso Canon.
Me pregunto, más aun, qué pasaría si Quato se les adelantase.

Por Enrique Tortosa, ilustrador freelance

18 de mayo de 2012

Los Air Jordan del 89 ven de nuevo la luz


Año 1989, un arquitecto de Oregon llamado Tinker Hatfield, está trabajando para NIKE desde hace unos pocos años. 
Recibe el encargo de unas nuevas zapatillas para en unico "Jumpman", es decir, Michael Jordan, las segundas que saldrian de la mesa de trabajo de este visionario, despues de las Jordan III.
Salen a la venta y tienen un exito inmediato, acrecentado por la publicidad que le hizo Spike Lee.
Son las primeras zapatillas que traspasan las fronteras del mercado americano y llegan a todo el mundo, siendo un producto con un exito sin parangon.
Esta combinacion de colores no es la unica publicada, aunque sí la mas famosa, originada por los colores del equipo de los Chicago Bulls, con ese rojo tan caracteristico, el varsity red (tambien conocido por red fire en este modelo de Jordan).
En 2006 se hizo una reedicion, aunque con algunos detalles no originales.
Ahora, en agosto de 2012 se comercializa una nueva edicion limitada, que en España, por ejemplo, vendrá de la mano de muy pocas tiendas especializadas como NonStopSneakers Madrid.